domingo, 6 de diciembre de 2015

[LizTheElf] El fantasma de las navidades pasadas o como se redime a un Grinch en navidad


Atención: lo que leerán a continuación es extremadamente naïve, así que si nos les gustan las manzanas de caramelo o los perritos retozando entre margaritas, mejor cierran la ventana del computador y se vaya a otro blog que tenga un tema menos azucarado. Están advertidos, lean bajo su propia responsabilidad.

¿No les parece fantástico “Cuento de Navidad” de Charles Dickens?, a mi me encanta. Trato de leerla todos los años y no me pierdo las versiones cinematográficas (salvo la de Jim Carrey, élme ha cargado siempre), las que bajo de torrent o las que trasmiten en televisión, sobre todos los de los años cincuenta y las de dibujos animados. Recuerdo que de pequeña no miraba la película porque le temía mucho a los fantasmas, pero con el tiempo me fascinó, convirtiéndose en una de mis narraciones preferidas. Me resulta graciosisimo cuando la parodian en Los Simpsons o en cualquier animación inteligente (creo que hay un capitulo de Pinky y Cerebro, en que a Cerebro se le aparecen los espíritus de las navidades ¿o lo soñé?. Puede se, ¡es que un capítulo así sería genial!,  qué lástima que ya no los hagan ni los trasmitan. Si alguien lo confirma, me avisa de donde puedo bajarlo, porfa). La única lastima es que en los Simpsons nunca ha hecho un capitulo que narre esa historia tal cual, sólo lo han aludido tangencialmente en algunas oportunidades. Seria particularmente divertido ver al Sr. Burns como Ebeneser Escrooge y Homero com Cratchet…ya me imagino a Bart como el pequeño Tim (?) y a Lisa como la hija trabajadora. Seria  grandioso.

El punto es que yo también he sido Ebenezer Scrooge algunas navidades y si no he sido visitado por los fantasmas es porque tengo suerte. Creo. Muchas veces, más de las que puedo contar con los dedos de una mano, esta época era bastante compleja en mi casa "original".En muchas oportunidades mi papá o su familia papá tenían problemas graves y se amargaba tanto ,que era triste verlo así y la navidad se arruinaba por completo. Otras, sobre todo cuando estudiaba derecho, pasaba el adviento angustiada por los exámenes, con la nariz enterrada entre esos libros infernales y áridos que odiaba con todo mi corazón. Me sentía condenada al patíbulo de sólo pensar en el o los exámenes (normales o de repetición) que se aproximaban. 

En una ocasión, un año especialmente malo en el que abandoné, por haber terminado con mi novio "berrichozo", todo  mi característico espíritu navideño. Ya saben, iba a morir de amor y todo era una gran cascada de llano interminable. Era muy estúpida ¡Tantos días perdidos y dignidad perdidas, por algo que no tenía remedio!. Bueno, el punto es que fui débil, estaba media traumatizada y no  pude mantener la alegría ni la fe. Dejé que la profunda tristeza que sentia me invadiera completamente, como una hiedra venenosa y me, al igual que Ebenezer Scrooge, me pasaba murmurando “¡Navidad, patrañas!”. Ok, no literalmente, pero con una cara de pocos amigos, me negué a armar el Arbol de Pascua y fue la primera vez en mi vida en que ni siquiera adorné el Pesebre. Odiaba con rencor a todos y a todo y el mundo era un lugar al que no quería pertenecer. Mal. No fue una experiencia grata.




Al año siguiente íbamos por las mismas, todo estaba patas para arriba tanto en casa como en mi vida . Era tanto que, contra mi naturaleza, me había auto impuesto hacer el menor numero de regalo a nadie. Me sentía decepcionada de la gente, de su capacidad para empatizar, consolar y de su poca su habilidad para apreciar los pequeños gestos. Pero he aquí que ocurrió un milagro como esos de las pelis entrañables de los cincuenta, onda ¡Que bello es vivir!.  Tal vez exagero, pero al menos a mi me lo pareció.

Era un dia gris que amenazaba lluvia, a pesar de que era pleno verano .Estaba en mi cafetería favorita rumiando mi pena con un Affogato (café con helado de vainilla) especialmente rico que, obviamente no podía apreciar, con cara de pocos amigos y cero intención de hacer algo para remediarlo.  Estaba en lo mejor odiando al mundo con fruición, sintiéndome injustamente abandonada e infeliz, cuando de pronto escuché un coro precioso. No lo podía creer, pues acá, aunque sea navidad, no es una tradición andar cantando por la vida. Se había ubicado a la entrada de la galería, a pocos pasos de donde estaba sentada. Eran miembros  del Coro Universitario y estaban entonaban villancicos tradicionales, no esos modernos medios pop, medios funk, como "Noche de Paz", "Que niño es este," OH! Tanenbaum", "We wish yo a mery christmas" etc. Todos aquello antiguos y solemnes canciones que yo adoro con todo mi alma y que casi nunca se escuchan. ¡Era tan bello! como yo siempre lo había soñado. Ni siquiera tenía que pagar por escucharlo  estaban ahí, a mi alcance como un regalo totalmente gratis. Se que puede parecer tonto y digno de arcoiris de caramelo, pero sentí que algo en mi corazón se aflojo, como si de una piedra fluyera un manantial. Una gran sonrisa acudió a mis labios y una gran paz me invadió. Era como esa escena Ebenezer Scrooge despierta la mañana de navidad y le pregunta a un chico que iba pasando por la calle que día es. Al llegar a casa adorné el árbol, puse el pesebre e hice galletas (como es mi costumbre) y me preocupe de avivar la alegría navideña en mis padres, que estaban tan deprimidos como yo.

¡Y resultó! Fue una linda navidad  y el siguiente un muy buen año.

Siempre he pensado que fue uno de esos pequeños milagros, aquellos que ocurren subrepticiamente a diario y que no apreciamos. Entre tanta cosa desalentadora o estúpida ¿no estamos ciegos a lo que realmente importa? De verdada ¿Cuáles eran las posibilidades de que se pusiera un coro a dos metros de mi, a cantar las canciones que a mí me dieran esperanza? Poquísima, pero sucedió y en cierta forma me sentí tocada por algo más que por las canciones, el cual me hizo recordar quien era yo realmente y cuales eran mis valores y creencias. Esos villancicos me dieron el coraje para salir adelante, luchar, renovarme y hacer más gratas las fiestas a mis queridos y hermosos viejos. Después de todo ¿no era una especie de ángel el fantasmas de las navidades pasada?  Cuando leí el libros estaba segura que él irradiaba un luz potente que cegaba a Scrooge. Asumo, filosóficamente, que esta correspondía a la luz de la verdad y de la ilusión perdida y que debido a eso, un Scrooge aterra terminaba espantándolo con un apagavelas (en este momento no me acuerdo de su nombre técnico, pero es como una campana con mango ¿lo conocen?) En fin, creo que fue ese el fantasma el que me visito sin que yo me percatara y me insufló esperanza y consuelo. Sembró en mi el deseo de construir una nueva vida sin amargura ni resentimiento, la seguridad de que, por muy ma que se vea una situación y por muy injusta que sea la realidad, se puede salir adelante. En pocas palabras me dio la fuerza para apartar el dolor y la oscuridad ...




Ahora es cuando ustedes se ríen de mi historia cursi y creanme, lo entiendo. Pero siendo sincera, espero que a alguien le sirva de consuelo saber que hay más Grinch en le mundo y que estos pueden ser redimidos por pequeños y especiales momentos.


¿Ha leído Cuento de navidad o visto alguna adaptación? ¿Qué película me recomiendan para esta fecha?


 photo Kisses.png photo 650833b9fdysdzh8.gif









 photo clementine_twitter.png photo clementine_google.png photo clementine_facebook.png  photo clementine_pinterest.png photo clementine_email.png photo clementine_bloglovin.png





12 comentarios:

  1. Nunca he leido el cuento de navidad ni visto sus adaptaciones, me dieron ganas de buscarla. Creo que tienes toda la razón a veces uno se deprime por cosas tontas que arruinan todo el espíritu de esperanza. Espero que esta navidad este llena de alegrías y que los espíritus navideños visiten a toda la gente amurrada.

    Cariños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá, mira que la gente amurrada lo pasa muy mal en este época xD! Ojalá puedas ver alguna adaptación de esta novela, hay varias desde las de dibujos animados hasta unas reinterpretaciones modernas interesantes.
      besitos!
      :)

      Eliminar
  2. No he leído el cuento, pero sí he visto algunas adaptaciones y lo encuentro muy lindo, pucha, yo igual me considero grinch, cada navidad me dan ganas de ocultarme, de no hacer nada, como que me cohíbo, pero mi familia es muy motivada y al final termino disfrutando mucho igual que todos. Tu experiencia con el coro es muy bonita, detalles tan lindos como eso pueden hacer un click en tu cabeza y cambiarte la onda, pequeñas maravillas de la vida jaja.
    Besitos. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deberíamos hacer una guarida para Grinch, así no habría que sufrir tanto espíritu navideño y entusiasmo cacabelero XD!
      Si, esos detalles son los que mueven al mundo. Antes de ayer, una niñita que nos visita para ver a nuestros gatos nos dejé una tarjetita y eso también me animó :) Nunca faltan estos detallitos, solo hay que fijarse atentamente.
      Cariños y gracias por visitarme
      :3

      Eliminar
  3. (3er intento de comentar, esta vez seré breve porque el maldito Blogspot me ha borrado todos mis extensos comentarios)
    M encanta Charles Dickens y este cuento fue para mi una enorme lección de vida cuando lo leí en mi infancia, me ayudó a apreciar mejor lo que tenía en mi hogar y no andarme quejando por burradas. Es mi cuento navideño preferido y una de mis obras favoritas de Dickens, junto con Oliver Twist y David Copperfield (no el mago)
    Que lindo lo del coro, me lo imaginé mientras lo leía y fue muy gracioso, pero emotivo, aunque suene cursi o de típica película navideña gringa, de repente necesitamos que un coro celestial nos venga a sacar de debajo de la nube negra y nos haga ver el sol de nuevo.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No será la potencia de la internet? Nunca he tenido problemas para comentar, pero nunca , tampoco, lo he intentado desde un móvil.
      Lo que yo requiero con mi alma es un coro celestial que corrija mi tesis, o en su defecto un ejercito de chinos que hagan milagros. Lo que llegue primero ¿estará dispuesto papá Noel a reclutar algunos? Los necesito con urgencia.
      Un besote cariñoso!
      :P

      Eliminar
    2. Pon tu tesis dentro un bol con arroz, los asiáticos se verán atraídos por su alimento favorito y la terminaran en un santiamén xD

      Eliminar
    3. Lo he pensado, pero a esta altura necesito milagros y digamos que no hay como tentar a los Santos, ya que por esos son Santos po xD!
      Tal vez debería intentarlo con los duendes ¿Alguna idea?

      Eliminar
  4. Hola Liz!!! No he leído el libro pero la peli la AMO he visto varias adaptaciones (hasta la de Disney) y todas me gustan <3 De hecho es mi peli favorita de navidad <3
    Cariños Liz!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hay unas versiones en dibujos animados que son hermosas y las ando buscando para poder verlas esta año. Las únicas que no me gustan son las del estilo del Bill Murray (creo que se llama Scrooged) o la que hizo Jim Carrey.
      Que rico que coincidamos.
      un gran beso!
      :3

      Eliminar
  5. Qué linda historia! Este es mi año mas Scrooge, por las razones que ya te puse en el otro post :c pero soy un Scrooge triste, no enojado.
    La versión que yo veía todos los años cuando chica era la de Mickey donde Scrooge era el tío rico McPato xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :( la primera navidad no pudimos armar el árbol hasta pasada la navidad, así que te entiendo.
      ¡Que tiempo que no veo la adaptación de Mickey! Recuerdo que de niña me encantaba. ojalá que con todo esta moda vintage, se recuperen las animaciones clásicas.
      Besitos! :)

      Eliminar


♬ ✿◕ ‿ ◕✿ ♬ ♬ ✿◕ ‿ ◕✿ ♬♬ ✿◕ ‿ ◕✿ ♬♬ ✿◕ ‿ ◕✿ ♬ ♬ ✿◕ ‿ ◕✿ ♬♬✿♬✿♬♬ ✿◕ ‿ ◕✿ ♬

Subir a Inicio