lunes, 9 de junio de 2014

Reseña: El Útimo Héroe del Olimpo (Percy Jackson y los Dioses del Olimpo V) o Lo que no me gusta de esta saga.

Primero, quiero dejar claro que me gustan mucho los personajes creados por Rick Riordan y la forma en que se desarrollan la mayoría de sus tramas, pero hoy quiero contarle por qué no le doy a este libro más que 3 estrellas en Goodreads, a la saga completa de 3.5 estrellas y 4 de 7 Mazapanes (mi gato xD!) en mi clasificación.


¿Qué es lo que no me engancha de esta saga? ¿Qué es lo que me falta en estos libros? ¿Porqué me demoro en leerlos y no los encuentro adictivos? Bueno, lo descubrí leyendo esta última entrega, que no fue la mejor de toda la serie, aunque si, un digno final, bien planteado y a medias conseguido. Fue una narración un poco larga, ya que el libro trata de toda la Batalla De Manhattan, la última gran batalla, pero una que no me emocionó ni me alegró. Terminó, punto y a otra cosa. Y eso no puede ocurrir cuando te has comido 5 libros y pretendes embarcarte en los 5 que siguen. O no es tu género o tipo de libro o es que tienes problemas con la temática o es algo que no te gusta de la forma en que escribe el autor (¡Bingo!)

Riordan tuvo una excelente idea al reescribir la mitología griega desde una óptica moderna, divertida y fresca y desde ese punto de vista su primer libro es un éxito, aunque los que más me gusten de la saga sean el 3 y el 4. A mí me convención 100% cuando explicó el por qué los monstruos no pueden ser destruidos y toda la idea del arquetipo. Lo amé. Me acuerdo cuando sus libros se empezaron leer haber discutido en un blog de un caballero mexicano que consideraba el colmo que Riordan hubiese situado el Olimpo en Estados Unidos. Según mi humilde criterio, no lo encuentro nada de malo, si asumimos que los norteamericanos siempre han sido “gringocentricos” (o sea, pensemos: todos los apocalipsis fílmicos son en su país) y porque, desde el punto de vista cultural, hay que reconocer que, por ahora y no de forma exclusiva, podrían adjudicarse la locación del Olimpo. De la misma manera que me imagino los ingleses la habrían tenido durante el siglo XIX, compartida, seguramente con los Alemanes y Franceses, y durante el mal llamado Renacimiento, Italia. No me pondré a discutir aquí la idea de civilización decadente versus cultura, porque no es el lugar, pero basta con esto para decir que, si bien no es que me guste terriblemente que el Olimpo esté en Nueva York, lo comprendo y tengo cero drama con esa particularidad.

Mi copia junto con el marcapáginas que utilicé esta vez.
Creo que la cosa va por acá: el autor trata de acercar los temas mitológicos a los jóvenes, intentando quitarles todo lo que recuerde a libros antiguos o a profes de historia que se parezcan a Snape (erudición, seriedad, complejidad) y para ello trivializa tanto el tema que cae en la caricaturización fácil, que puede ser divertida en un comienzo, pero que cansa a las pocas hojas. Sus libros se transforman en especies de película eterna de adolescentes norteamericanos, con todo y gags, chapuzas, bromas, frases para el bronces, donde los malvados dan risa y se sabe que el jovencito ganará. No digo que no esté bien ocupar estos recursos, pero no “reinventar” una forma alternativa  de contar este tipo de historias sin caer en estos clichés superficiales, en una deformación excesiva de los personajes y de sus motivaciones, abruma. Es como si Buffy la caza vampiros se hubiese quedado eternamente en la secundaria. No sé si me entienden. Y no me salgan con el argumento de que "es literatura juvenil", porque los niños y adolescentes son todo menos tontos y vanos.

En este afán de “acercar” la mitología, Riordan nos muestra unos dioses totalmente risibles a los cuales no le podemos tener ningún respeto y por ende, dejan de ser amenazas reales: son egoístas, manipuladores, faltan a sus palabras e intrigan todo el tiempo. Y está bien, así eran los Olímpicos pero… Hades no era un pobre hombre pusilánime con un traje a rayas atormentado por su suegra ni Zeus un fanfarrón megalómano que teme a su mujer. No puedes desvirtuar tanto a algunos personajes que lleguen a parecer ridículos, solo para que sea graciosa y cercana la historia, o de lo contrario, la fuerza que esos personajes pueden dar a tu trama se desvanece. Y esto es lo que pasa. La parte en que nos cuenta como los "Ponis Juerguista" les ayudan en la batalla me superó completamente. COLAPSÉ. Son Centauros ¿Ok? Si les gusta parrandear no necesitamos saberlo acá o de esta manera. Esos tipo de detalles vuelven tan superficial y falsa la historia que todo lo bueno que tiene el libro queda, al menos para mí, de lado.


Pienso que si los Olímpicos viviesen serian hombres como nosotros, complejos, graciosos o atormentados, no burdas caricaturas ni remedos de personas, donde incluso los más perversos me recuerdan los cartoons de Bugs Bunny. Creo que puedes ser un dios en tenida deportiva, con gafas o montado en una moto Harley, siempre y cuando tu personalidad no sea sacada de una película de Disney, porque para eso tengo la Sirenita y Hércules. Y es aquí donde Riordan se cae 100%.

Lo otro que no me agrada es que, con tanto gag y frase graciosa innecesaria, el autor le quita el dramatismo a muchas escenas o historias que REALMENTE LAS NECESITAN. De hecho, él escribe muy bien esas partes, cuando se decide a introducirlas. Por ejemplo, en este último libro, la narración de lo que le sucedió a May Castellan o a la madre de Nico. O las pocas partes en que los dioses hablan sobre o con sus hijos. Creo que faltan más escenas como esas, se necesita un poco más de emociones, de “corazón” (bien entendido, nada de sentimentalismos innecesarios o lágrimas de cocodrilo) en la historia, de momento que te encojan el alma, que te conmuevan, que te obliguen a seguir leyendo, te llame a otra coas que a le media sonrisa, y el autor puede hacerlo de sobra. Es una pena que tratando de “alivianar” el tema, nos lo perdamos. Vamos, es un trama arquetípica, sé que puedes sacarle más partido.


Por último, este último libro tiene muy poco suspenso e intriga, si asumimos que SABEMOS que Percy ganará y se quedará con Annabeth (no me aleguen esto no es ningún spoiler. Se sabe desde que se empieza a leer el Ladrón del rayo”) No hay mucho misterio y lo poco que hay, como quien es el espía o como Clarisse volverá a la batalla, es una resolución bastante plana y aburrida.

En fin, terminé el año pasado "El héroe perdido", el comienzo de la siguiente saga, Los Héroes del Olimpo, y me parece que en estos puntos Riordan mejora. Espero que también pase con la segunda aparte de los libros de los Hermanos Kane, ya que el primero me gustó mucho, pero no que la terminar no podia sacarme el mal sabor de boca por esos monólogos excesivamente “fílmicos” de casa uno de los protagonistas.

Resumen: “El Ultimo héroe del Olimpo” cumple con las expectativas, pero no es el final rimbombante ni awesome que uno sueña para las sagas. Está bien escrito y lo recomiendo, siempre y cuando no tengas los mismo problemas que yo.

Lizclasificaci photo lizclasificacioacuten.png

Gatito calificaci photo 478407lt9n39vae2.gif Gatito calificaci photo 478407lt9n39vae2.gif Gatito calificaci photo 478407lt9n39vae2.gif Gatito calificaci photo 478407lt9n39vae2.gif


¿Han leído la Serie de Percy Jackson? ¿Cual es su libro favorito? ¿Leerán la siguiente serie "Los Héroes del Olimpo"?


 photo Kisses.png







Junto a mi nuevo bebé perro: Pacheco (Foto!

     Garbage - #1 Crush (Click!)


   Dracula-Bram Stocker (Click!)

No hay comentarios:

Publicar un comentario


♬ ✿◕ ‿ ◕✿ ♬ ♬ ✿◕ ‿ ◕✿ ♬♬ ✿◕ ‿ ◕✿ ♬♬ ✿◕ ‿ ◕✿ ♬ ♬ ✿◕ ‿ ◕✿ ♬♬✿♬✿♬♬ ✿◕ ‿ ◕✿ ♬

Subir a Inicio